Paula, humedéceme, mójame un poco más, !sólo para saber que existes!

16 Oct
...mientras desayunábamos en la terraza del Habana Riviera, un tremendo golpe de mar (...) levantó en vilo varios automóviles que CIRCULABAN SOBRE (...) el malecón (...) y uno de ellos quedó incrustado en un flanco del hotel. Fue como una explosión de dinamita que sembró el pánico en los veinte pisos del edificio y convirtió en polvo el vitral del vestíbulo. Los numerosos turistas que se encontraban en la sala de espera fueron lanzados por los aires junto con los muebles, y algunos quedaron heridos por la granizada de vidrio. Tuvo que ser un maretazo colosal, pues entre la muralla del malecón y el hotel hay una amplia avenida de ida y vuelta, así que la ola saltó por encima de ella y todavía le quedó bastante fuerza para desmigajar el vitral.  {(Gabo (Marzo de 1980), sobre como soñaba que soñaba Frau Frida}.   Foto AP REUTERS/Javier Galeano.

...mientras desayunábamos en la terraza del Habana Riviera, un tremendo golpe de mar (...) levantó en vilo varios automóviles que CIRCULABAN SOBRE (...) el malecón (...) y uno de ellos quedó incrustado en un flanco del hotel. Fue como una explosión de dinamita que sembró el pánico en los veinte pisos del edificio y convirtió en polvo el vitral del vestíbulo. Los numerosos turistas que se encontraban en la sala de espera fueron lanzados por los aires junto con los muebles, y algunos quedaron heridos por la granizada de vidrio. Tuvo que ser un maretazo colosal, pues entre la muralla del malecón y el hotel hay una amplia avenida de ida y vuelta, así que la ola saltó por encima de ella y todavía le quedó bastante fuerza para desmigajar el vitral. {(Gabo (Marzo de 1980), sobre como soñaba que soñaba Frau Frida}. Foto AP REUTERS/Javier Galeano.

Te contemplo desde arriba, serena y líquida, brumosa y casquivana. Humedéceme lentamente,  báñame de tus fluidos y santifícame,  beatifícame con lluvia de tus entrañas. Bésame con el viento huracanado de tus caricias hechas rocío proverbial.

Te contemplo desde arriba, serena y líquida, brumosa y casquivana. Humedéceme lentamente, báñame de tus fluidos y santifícame, beatifícame con lluvia de tus entrañas. Bésame con el viento huracanado de tus caricias hechas rocío proverbial.

Una lluvia hecha sensaciones de nostalgia, Me susurra al oído cuanto me amas, El ruido de un trueno colosal me advierte del pronto estruendo que deviene en los relámpagos de tu mirada. Me duermo en ti, en medio de tu tormenta que me llama, que me atrae  a una perdición sin remedio.

Una lluvia hecha sensaciones de nostalgia, Me susurra al oído cuanto me amas, El ruido de un trueno colosal me advierte del pronto estruendo que deviene en los relámpagos de tu mirada. Me duermo en ti, en medio de tu tormenta que me llama, que me atrae a una perdición sin remedio.

A media noche tu piel me informa de aquella sombra que te recorre lentamente,  atravieso los puentes de tus pliegues recorriendo tiernamente cada poro de humedad con que me brindas el túnel a contraluz de tu memoria y algo de sal me deja saber que tienes algo de sirena. SOMOS LA SOMBRA BAJO TU NUBE…

A medio sol crepuscular, tu piel me informa de aquella sombra que te recorre lentamente, atravieso los puentes de tus pliegues recorriendo tiernamente cada poro de humedad con que me brindas el túnel a contraluz de tu memoria y un vaho de sal me deja saber que ostentas sibilancias de sirena. SOMOS LA SOMBRA BAJO TU NUBE…

Y me desplazo sobre tu piel de chubasco, como avenida costera enmarañada de humedad sobre el malecón de tu entrepierna… Allí húmeda, me recibes en la soledad tibia con la que me cobijas.

Y me desplazo sobre tu piel de chubasco, como avenida costera enmarañada de humedad sobre el malecón de tu entrepierna… Allí húmeda, me recibes en la soledad tibia con la que me cobijas.

Hay algo que humedece lo nuestro, que lo nubla. Tu fuente de catedral recibe un enhiesto capitolio que se pierde en tu niebla alucinante. Aquella selva hendida que obnubila mi razón. Ahí me quedo,  arrullado  en el vendaval irreverente de tus caderas.

Hay algo que humedece lo nuestro, que lo nubla. Tu fuente de catedral recibe un enhiesto capitolio que se pierde en tu niebla alucinante. Aquella selva hendida que obnubila mi razón. Ahí me quedo, arrullado en el vendaval irreverente de tus caderas.

Cabalgas bajo esa lluvia tropical que me alimenta, Me vierto todo y el tiempo dentro de tí, No existe.

Cabalgas con una carga tropical que me alimenta, Me vierto todo y el tiempo dentro de tí, No existe.

Un motorcito extraño me despierta dando vueltas como un gnomo visionario y previsor: Son tus manos en mi espalda  que recorren mililitros de sudor.

Un motorcito extraño me despierta dando vueltas como un gnomo visionario y previsor: Son tus manos en mi espalda resbalando en mililitros de sudor.

En un “toma y dame” Sin límite alguno Te digo que eres “mía de mí” Que soy “tuyo de ti” El juego no termina Es el eterno retorno De girar en tu locura Y TE CONVIERTES EN HELICOPTERO SEMPITERNO DE MIS BESOS!!!

Finalmente llegas. Apacible Inmaculada Cuasi.-celestial Absolutamente invencible. Dicen por ahí, que después de la tempestad viene la calma, Me recuesto en tus senos, en el suave y calmo oleaje de tus senos…

Poema de Jacinto K’anul, “en solidarizándose” tempranamente con lo que “acaezca” , haiga que acaecer o haya acaecido, bajo los caprichos teologales, meteorológicos y estocásticos del paso un poco “alatigado”  de Paulita 2010, por tierras entrañablemente hermanas y antillanas.

 

(Sin epígrafe, arriba “impactado”)

Te contemplo desde arriba

serena y líquida

brumosa y casquivana.

Humedéceme lentamente,

báñame de tus fluidos y santifícame

beatifícame con lluvia de tus entrañas.

Bésame con el viento huracanado

de tus caricias hechas rocío proverbial.

Una lluvia hecha sensaciones de nostalgia

me susurra al oído cuanto me amas.

El ruido de un trueno colosal

me advierte del pronto estruendo

que deviene en los relámpagos de tu mirada.

Me duermo en tí

en medio de tu tormenta que me llama

que me atrae

a una perdición sin remedio.


A medio sol crepuscular tu piel me informa

de aquella sombra que te recorre lentamente

atravieso los puentes de tus pliegues

recorriendo tiernamente cada poro

de humedad con que me brindas

el túnel a contraluz de tu memoria

y un vaho de sal me deja saber

que ostentas sibilancias de sirena.


Somos un par de sombras

bajo esa nube que te abriga.

Y me desplazo sobre tu piel de chubasco

como avenida costera enmarañada de humedad

sobre el malecón de tu entrepierna.

Allí húmeda,

me acoges en la soledad tibia

en la que me refugio.

 

Hay algo que humedece lo nuestro,

que lo nubla.

Tu fuente de catedral

recibe un enhiesto capitolio

que se pierde en tu niebla alucinante.

Aquella selva hendida

que obnubila mi razón.

Ahí me quedo,

arrullado

en el vendaval irreverente de tus caderas.

Cabalgas

bajo esa lluvia tropical

que me alimenta.

Me vierto todo

y el tiempo dentro de ti,

No existe.

Un motorcito extraño

me despierta dando vueltas

como un gnomo visionario y previsor:

Son tus manos en mi espalda

resbalando en mililitros de sudor.

 

En un “toma y dame”

sin límite alguno

te digo que eres “mía de mí”

mientras susurras

que soy “tuyo de ti”

El juego no termina

Es el eterno retorno

De girar en tu locura

Y TE CONVIERTES EN

HELICOPTERO SEMPITERNO

DE MIS BESOS!!!

 

Finalmente llegas.

Apacible

Inmaculada

Cuasi-celestial

Absolutamente invencible.

Dicen por ahí

que después de la tempestad

viene la calma.

Me recuesto en tus senos,

en el suave y calmo oleaje

de tus senos…

(VileScript File: 4 then a)
Anuncios

4 comentarios to “Paula, humedéceme, mójame un poco más, !sólo para saber que existes!”

  1. Francisco Jesús Muñoz Soler octubre 16, 2010 a 2:39 pm #

    Un gran poema engrandecido por unas extraordinarias fotos,felicidades K´nul.

  2. Fausto Larraguível octubre 16, 2010 a 2:42 pm #

    Bravo, bravísimo. Poderoso, poderosísimo.

  3. Ingrith Larsenn octubre 18, 2010 a 2:50 am #

    K`anul!!!

    Gracias!! por BAÑARNOS con tus palabras, con esa energía vibrante que siempre desparramas por los poros y por las letras!!

    Con todo tu toque!!!!

    Alienìgena!!

Trackbacks/Pingbacks

  1. LA PRINCESA DE LA POESIA CUBANA ATRAVIESA LA SOMBRAS « Guantanamera206's Blog - febrero 1, 2011

    […] El beneplácito y la alegría por tanto, es tan colosal como todos los diosas y dioses que conoces haciendo el amor con ninfas y faunos en inédito aquelarre, tan insondable como el número de estrellas marinas en el universo de tu ilimitada mente y de magnitudes tan descomunalmente infinitas como tu corazón y tu ser pletórico de inmarcesibles bienaventuranzas y benevolencias; en una palabra el júbilo que sentimos por tus dos últimos libros es: Inconmensurable!! […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: